Please enable JS

Castillo de Edimburgo

El Castillo de Edimburgo, la atracción más visitada de Escocia

Qué ver en Edimburgo/Atracciones & Monumentos/Top 10

Por su gran valor arquitectónico y monumental. Por su crucial importancia histórica. Tu viaje a Escocia no será completo sin visitar el Castillo de Edimburgo.

El guardián de Escocia

De todas las atracciones que podrás visitar en Escocia, el Castillo de Edimburgo es una de las que más te va a impresionar. Domina la Old Town desde lo alto de una colina conocida como Castle Rock.

Debido a su posición estratégica como puerta de entrada a Escocia desde Inglaterra, esta fortaleza fue siempre el centro de las disputas militares entre los dos países. A lo largo de los siglos, los numerosos asedios dieron lugar a reconstrucciones cuyo resultado es ese aspecto único del Castillo de Edimburgo.

En su interior, podrás ponerte en la piel tanto de reyes como de prisioneros, visitando las estancias dedicadas a cada uno de ellos. Verás que la austeridad, aunque en diferente medida, dominaba la vida de todos ellos.

Por su situación, sus impresionantes estructuras defensivas y su buen estado de conservación, el Castillo de Edimburgo es una de las atracciones más importantes de Escocia.

Castillo de Edimburgo

Información práctica


Horario: La apertura se mantiene durante todo el año a las 9.30 y el cierre, a las 17.00 de octubre a marzo y a las 18.00 de abril a septiembre.


Entradas: El precio de la entrada anticipada es de £17.50 para el público en general, con descuentos para personas mayores de 60 años y desempleados (£14) y de entre 5 y 15 años (£10.50). Los niños de menos de 5 años entran de manera gratuita.

Si se compran en la taquilla del Castillo de Edimburgo, los precios de las entradas son de £19.50, £16 y 11.50, respectivamente.

El cañón de la una en punto

Si visitas el Castillo al mediodía, excepto los domingos, el Viernes Santo y el día de Navidad, podrás ver como disparan el famoso One o’clock Gun, el cañón de la una en punto.

El cañón funciona desde 1861. Al principio era una señal horaria para los navegantes que pasaban por el Estuario del Forth, pero ya se ha convertido en un símbolo del Castillo de Edimburgo.

Historia viva de Escocia

Tras pasar la explanada, el Castillo de Edimburgo te recibirá con dos estatuas de los héroes de la Guerra de Independencia escocesa, William Wallace y Robert Bruce. Sobre la puerta, el lema nacional de Escocia: “Nemo me impune lacessit”, que significa “Nadie me ofende impunemente”.

El Castillo de Edimburgo siempre ha sido fundamental para mantener el control del territorio escocés. Hoy en día, todavía encontrarás una pequeña guarnición de manera permanente. De otras épocas, conserva armamento tan impresionante como el Mons Meg, un gigantesco cañón medieval.

En la parte alta del Castillo podrás visitar la construcción más antigua que se conserva en Edimburgo, la Capilla de Santa Margarita, del siglo XII. Construida por el Rey David I en honor a su madre la Reina Margarita, permaneció oculta durante siglos, utilizada como polvorín, hasta su redescubrimiento en 1845.

Ventana del Castillo de Edimburgo

El Tatto: un espectáculo único

La gigantesca roca sobre la que se asienta el Castillo de Edimburgo tiene un solo acceso natural desde el este. Hoy es una gran explanada en la que, durante el mes de agosto, podrás disfrutar de un espectáculo único: el Royal Military Tattoo.

En este marco incomparable, con el Castillo al fondo, verás desfilar a bandas militares de todo el mundo, envueltas en gigantescos juegos de luces y fuegos artificiales, que crean un ambiente sobrecogedor.

El Tatto se celebra todas las noches de lunes a viernes a las 21.00, con sesión doble los sábados (19.30 y 22.30) durante tres semanas de agosto. Si has tenido la suerte de conseguir una entrada, prepárate para disfrutar de un espectáculo inigualable.

Royal Military Tatto

Las joyas de la Corona

En la parte más alta del Castillo de Edimburgo se encuentra la Plaza de la Corona, del siglo XV, donde podrás contemplar cuatro de sus edificios más importantes: el Palacio Real, el Gran Salón, el Monumento a los Caídos Escoceses y el Edificio de la Reina Ana.

En el Palacio Real no te pierdas la visita a la Sala de la Corona, la cámara acorazada en la que se exhiben los Honores de Escocia: la Corona, el Cetro y la Espada. Utilizados por primera vez en la coronación de la Reina María Estuardo en 1543.

Gran salón

En tu viaje a Escocia, el Castillo de Edimburgo es casi una visita obligada. Si te compras la entrada para algún monumento, la del castillo debería ser la primera en tu lista.

Conoce muchas más curiosidades y anécdotas sobre Edimburgo en nuestros tours por la ciudad.

Localización

El Castillo de Edimburgo tiene un único acceso desde el este a través de la explanada del Castillo. En la parte más alta de la Royal Mile.

Recuerda...

El último acceso se permite una hora antes del cierre, pero a esa hora ya no podrás visitar algunos de sus edificios. Te recomendamos dedicarle un mínimo de dos horas, para poder explorarlo con calma.

No debes perderte...

La Piedra del Destino, sobre la que tradicionalmente se coronaba a los monarcas escoceses. Ha pasado por muchas aventuras hasta llegar aquí. Si quieres saber más, ¡pregunta a nuestros guías!